El ataque contra la embajada de Israel cambió la vida de todos el 17 de marzo de 1992 a las 14.45, cuando un furgón Ford F-100 manejado por un conductor suicida y cargado con explosivos se estrelló contra el frente de la sede diplomática ubicada en la esquina de Arroyo y Suipacha.