Por José Carlos Elinson

Un conflicto de poderes no debería trascender los muros de lo gubernamental ni evidenciarse en actitudes ofensiva para la ciudadanía que encarna la República,  o si se prefiere, la Patria, concepto éste muy declamado  últimamente pero con poca carga de compromiso y elevada ignorancia de las razones y luchas fundantes que la hicieron posible.

 

La abogada, presidente del Concejo Deliberante de Paraná, Josefina Etienot, no se hizo presente en los actos de homenaje al 25 de Mayo en esta ciudad.

Si las razones hubiesen sido de fuerza mayor, su estructura de Comunicación debería haberlas puesto oficialmente en conocimiento público.

Si las razones fueran el espacio de segundo grado detrás del Intendente Sergio Varisco, que una vez concluida la campaña y asumidos los cargos parece hacerla sentir humillada o alguna tontería por el estilo, lo que denota su ignorancia en términos de  actuación política y gubernamental, estaríamos frente a una falta grave desde la lógica democrática.

Todo hace pensar que más allá de palabras de dudoso fundamento, la doctora está apostando a que su amigo, compañero de celebraciones familiares, de parejas y guitarreadas, tal como lo registra el material fotográfico que ha tomado estado público a través de algunos medios y de redes sociales, procese y condene a Sergio Varisco para hacerse ella de un espacio al que durante mucho tiempo le negó públicamente interés pero que ahora parece ser el más importante, si no el único motivo de sus desvelos. Esto es pretender volver a  entrar por la ventana, como lo hizo para ejercer la vice intendencia desde la Presidencia del Concejo Deliberante, pero esta vez para adueñarse de la máxima categoría del Gobierno Municipal.

“Los trapos sucios se lavan en casa” dice la tradición popular. La doctora, valiéndose de sus aliados del bloque de concejales del Frente para la Victoria, con quienes tiene la mejor de las relaciones y vibran en la misma frecuencia, parece gustar de instalar un lavadero en la vía pública y dejar a la vista de propios y extraños todas, o parte, de las miserias que la animan.

Los errores se pagan, más tarde o más temprano suelen pagarse. Hoy el espacio político Cambiemos está pagando el costoso error de haber sumado a la figura convocante y electoralmente exitosa de Sergio Varisco, a esta abogada especializada en litigios de familia pero sin un mínimo  conocimiento de política, que no ha hecho más que acumular daños a la imagen del Concejo que preside. Y a la propia también,  pero eso es de índole privada y cada uno elabora su autodestrucción como quiere o como puede.

Sería bueno para la institucionalidad conocer los motivos que podría esgrimir la doctora Etienot para no concurrir, como titular del Poder Legislativo Municipal a los actos del 25 de Mayo. Como sea, es, como está dicho, la segunda autoridad en jerarquía del Gobierno local, más allá de sus aspiraciones que, deberían ser desde la honorabilidad, harina de otro costal.

Por último, como reflexión al pie.

Los votos en política son intransferibles, esto no tendría que ser una novedad para nadie, pero tampoco sería la primera vez que un segundo sin respaldo en términos electorales sienta en sus delirios más febriles que el caudal de sufragios que llevó, en este caso puntual, a Sergio Varisco a la Intendencia y que a lo largo de este tiempo de gobierno se ha expresado con creces en cada compulsa, llevándola a ella como convidada de piedra, pudieran convertirse en propios por vaya a saber qué extraño sortilegio.

En política se cuentan votos, no delirios.

La magia es para los cumpleaños infantiles.

Y el mal humor compulsivo para el diván del psicoanalista.

Segunda reflexión al pie.

Según lo publicado por Análisis Digital, la doctora se entusiasma con un discurso jurídico que, como decíamos más arriba, es lo que le hadado sustento económico a su existencia. Pero no lo hace desde su condición de abogada de la matrícula lo hace desde su condición de Vice Intendente de Paraná, de Presidente del Concejo Deliberante.

Difícilmente el impecable e implacable Juez Leandro Ríos necesite de la asistencia técnica de la doctora.

Pero eso sí, los paranaenses necesitamos de una Presidenta del Concejo Deliberante capaz de contener y hacer funcionar la estructura de gobierno que le compete.

Decía Martín Fierro: “A naides tengas envidia, / es muy triste el envidiar. / Cuando veas a otro ganar / a estorbarlo no te metás. / Cada lechón en su teta / es el modo de mamar”.