La inscripción que reina desde la alturas en la esquina paranaense de Bavio y Courreges, tiene más de cien años. Ese almacén, que convidó con su nombre a todo el barrio “33 Orientales” y fue el paso obligado de los clientes, permanece allí como una marca de identidad en el tiempo.