Las mayores ciudades del país han adoptado políticas que limitan el flujo de información entre sus policías y los agentes de inmigración, algo que Trump considera anticonstitucional.


El departamento estadounidense de Justicia demandó este martes al estado de California por sus leyes de ciudades “santuario”, elevando un nivel la pelea del gobierno del presidente Donald Trump contra las ciudades y estados que otorgan protección a los inmigrantes indocumentados.

En la demanda, el fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, pidió a un juez federal que bloquee tres leyes aprobadas en California en los últimos meses que restringen la colaboración de las policías locales con las autoridades migratorias para entregar inmigrantes sin papeles a fin de ser procesados o deportados.

Estas leyes, según la demanda, “reflejan un esfuerzo deliberado de California para obstruir la aplicación de la ley federal de inmigración en Estados Unidos”.

La Constitución estadounidense “no permite a California obstruir la capacidad de Estados Unidos de hacer cumplir leyes que el Congreso ha aprobado o tomar acciones que la Constitución le encarga”.

En octubre, el gobernador Jerry Brown, sancionó una ley que declaraba a todo California un “estado santuario”, en un abierto desafío a la decisión de Trump de detener la inmigración ilegal y potencialmente expulsar del país a millones de personas que entraron a Estados Unidos clandestinamente.

Varias ciudades y condados se han declarado santuarios de inmigrantes, lo que implica que no cooperan con los agentes migratorios federales para buscar y atrapar inmigrantes indocumentados.

El Departamento de Justicia, liderado por el fiscal general Jeff Sessions, ha amenazado con retirar fondos federales a las jurisdicciones que sirven de santuarios.

En California vive la mayor parte de los inmigrantes indocumentados, cerca de un cuarto de los 11 millones estimados que hay en todo el país, principalmente de origen latinoamericano.

Brown, quien junto con el fiscal general estadal Xavier Becerra, es mencionado como demandado en el litigio, arremetió contra Sessions, quien planea dar un discurso en California este miércoles para defender la acción judicial.

“En tiempos de agitación política sin precedentes, Jeff Sessions viene a California para dividir y polarizar aún más a Estados Unidos”, dijo el gobernador en Twitter.

El gobierno de Trump libra varias batallas legales sobre el asunto migratorio. Ha perdido muchas de ellas, especialmente los intentos de restringir la migración de un número de países de mayoría musulmana.

Fuente: AFP – Clarín