El Gobierno envió al Senado el pliego de Mariano Llorens para ser designado camarista federal, en un cargo clave que estaba vacante desde hacía diez años en un tribunal que es el encargado de decidir sobre los casos de corrupción de los funcionarios.

Llorens, un judicial de 50 años que ingresó a Tribunales a los 18 como meritorio, es secretario del Tribunal Oral N° 26 y logró llegar a ser el elegido, tras contar con el apoyo de la mayoría de los integrantes del Consejo de la Magistratura de todos los estamentos. Además, cuenta con el soporte clave de la mesa chica de Justicia del Gobierno: auspiciaron su designación el ministro de Justicia, Germán Garavano; el secretario del área, Santiago Otamendi; el representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura, Juan Mahiques. Pero también lo hicieron José Torello, apoderado de Pro y jefe de asesores del Presidente, y Pablo Clusellas, secretario legal y técnico.

Además, contó con el decisivo aval de Daniel Angelici, presidente de Boca Juniors y operador del Gobierno en la Justicia. “No le puso bolilla negra”, dijeron a LA NACION dos fuentes diferentes, una del Gobierno y otra del Consejo de la Magistratura. Todos esos apoyos fueron suficientes para que Mauricio Macri le pusiera la firma a su pliego y lo elevara al Senado.

Sus asesores lo convencieron de que Mariano Llorens no tiene un vínculo fluido con su primo Enrique Rafael Llorens, exsubsecretario de Legal del Ministerio de Planificación Federal y hombre de extrema confianza de Julio De Vido. “Hace tiempo que no lo veo, es mi primo, el hijo del hermano de mi padre, pero no tengo contacto con él desde hace tiempo”, dijo el candidato elegido a LA NACION.

Consultado acerca de si tanto apoyo del Gobierno para ser ungido camarista iba a atentar contra su independencia, contestó: “La independencia es algo que se construye todos los días. De ninguna manera este apoyo me va acondicionar, Uno toma decisiones todos los días y aprende que pueden gustar o no gustar, pero en mi paso de 30 años por la Justicia aprendí a cumplir la ley”, dijo Llorens.

Su padre, que murió cuando él tenía 10 años, era peronista y su madre, radical. Su vida estuvo más atravesada por esa simpatía por la UCR y, de hecho, fueron muchos los radicales que le dieron su apoyo para llegar a ser el candidato.

Llorens ocupará la vacante que dejó en la Cámara Federal en 2008 el juez Gabriel Cavallo, hoy un activo abogado del foro local.

En diez años, el Consejo de la Magistratura no pudo destrabar este concurso hasta ahora. La terna que terminó votada por mayoría a fines del año pasado llevaba a los candidatos Domingo Montanaro, Julio Báez y Llorens. En cuarto lugar estuvo el juez Javier López Biscayart, quien llevó adelante la primera gran causa por corrupción durante el kirchnerismo: el caso Skanska. Estuvo a punto de llegar con el apoyo de Fabián Jorge Rodríguez Simón, alias Pepín, asesor de Macri en temas judiciales.

El Senado tratará el pliego de Llorens en marzo. El Gobierno confía en que obtendrá los votos necesarios para su aprobación sin tropiezos y que el nuevo camarista podrá ser nombrado en abril, cuando se produciría su jura.

La Cámara Federal de Comodoro Py 2002 es un tribunal clave que debe revisar los procesamientos y sobreseimientos que dictan los jueces federales de primera instancia. Tiene la llave para que los casos prosperen hasta llegar a un juicio o queden sepultados sin que puedan ver la luz en un tribunal oral.

Llorens integrará la Sala I del tribunal. Es bienvenido en el Gobierno, donde es visto como un funcionario que no viene del núcleo duro de Comodoro Py, del que Macri desconfía. “No está contaminado”, dijo un funcionario judicial que intervino en su postulación. El Gobierno celebró como un logro destrabar este viejo concurso. Hasta ahora la Sala I la integran Jorge Ballestero y Leopoldo Bruglia, que fue designado como suplente. El año pasado, además, se produjo la vacante de Eduardo Freiler, que fue destituido.

Bruglia deberá dejar su cargo de suplente porque Llorens asumirá como titular, pero es probable que siga como juez suplente por la vacante que dejó Freiler. De hecho, Bruglia pidió en noviembre pasado ser trasladado a ese lugar. Hasta ahora, el Consejo no trató su pedido.

La Sala II de la Cámara Federal la integran Martín Irurzun y Eduardo Farah. El tercer cargo lo dejó vacante Horacio Cattani, que recientemente se jubiló. Ahora, a pesar de la designación de Llorens, quedarán dos vacantes por cubrir, previo concurso del Consejo de la Magistratura.

Marcelo Parrilli denunció a Macri

El abogado defensor de causas de derechos humanos y exlegislador porteño por el MST, Marcelo Parrilli, presentó una denuncia penal contra el presidente Mauricio Macri y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, por haber respaldado públicamente el accionar del policía Luis Chocobar. Parrilli pidió el juicio político de ambos funcionarios.

Fuente: La Nación